background.jpg

En la conmemoración del Día de Transferencia y Propiedad Intelectual 2021, la Universidad Católica, a través de su Dirección de Transferencia y la Vicerrectoría de Investigación, se premió a iniciativas y académicos por su trabajo en I+D. Entre ellos, destacaron dos proyectos desarrollados por académicas de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal. 

not tesis Luna Menares

 La Universidad Católica promueve la vinculación con empresas, instituciones públicas y privadas, universidades y centros de investigación nacionales e internacionales a través de su Dirección de Transferencia y Desarrollo. Como parte de la Vicerrectoría de Investigación, reconocen anualmente a iniciativas y académicos que destacan por su compromiso con el desarrollo tecnológico y el vínculo con actores de la sociedad fuera de la academia. Entre ellos, se destacó el trabajo de del Programa Ingredientes Funcionales y Aditivos Naturales (IFAN) y la profesora Gloria Montenegro.

Un premio a la trayectoria

La académica Gloria Montenegro lideró el desarrollo de un sistema de clasificación de la miel producida en Chile que ofrece un instrumento objetivo para discriminar su calidad y pureza, según su capacidad antibiótica. El llamado APF (Active Patagonia Factor) fue transferido a la empresa exportadora JPM. “Esta tecnología surgió como el resultado de más de 11 años de investigación y permitió concretar la primera venta de mieles nativas chilenas con certificación antibacteriana a China. Felicitamos a Gloria y su equipo por este importante desarrollo científico transferido al mercado que ilustra particularmente, y en forma muy clara, cómo la ciencia se transfiere”, señaló el Vicerrector de Investigación, Pedro Bouchon.

Un trabajo que fue especialmente reconocido por el Rector Ignacio Sánchez, quien señaló el esfuerzo adicional realizado durante el confinamiento de pandemia y que generó un royalty para la universidad por la comercialización en Chile y mercados internacionales. “Es un tremendo logro que se alcanza con el empuje de la profesora Montenegro, gracias a un equipo de trabajo con gran dedicación, persistencia y, por sobre todo, en este grado de excelencia que se basa en tratar nosotros de ser cada día mejor. No algo competitivo o comparativo, es un trabajo de crecimiento personal y del equipo de trabajo”, enfatizó el Rector.

“Tengo una larga trayectoria en la UC desde que fui alumna hasta ahora, como profesora emérita, y lo recibo todo con mucha humildad, creo que esa es la única manera de seguir trabajando. Hacerlo en equipo y creer en la interdisciplina, eso ha contribuido mucho en que mi investigación tenga éxito. Este es, simplemente, el resultado de nuestro trabajo que consiste, además de la docencia, en hacer investigación de la más alta excelencia para publicar en importantes revistas, pero también para que, lo que hacemos, de alguna manera pueda ser útil para la sociedad”, agradeció Montenegro.

Innovación en la industria de alimentos

En la ceremonia también se destacó el trabajo de IFAN, Consorcio de Ingredientes funcionales y aditivos naturales que, en 4 años de vida, suma más de 15 proyectos de I+D+i para la obtención de ingredientes obtenidos a partir de materias primas chilenas, con algunos productos que ya están en el mercado. 

“Para IFAN han sido años de importantes avances sobre el desarrollo tecnológico, lo que no sería posible sin sus profesionales, investigadoras e investigadores de diversas áreas que conforman su equipo”, reconoció el Vicerrector Bouchon, junto al compromiso del grupo Granotec y CORFO para el desarrollo de este tipo de alianzas a largo plazo.

María Angélica Fellenberg, académica de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal UC, y codirectora de IFAN, destacó que “estamos iniciando una segunda fase de este consorcio, con nuevos proyectos, nuevas empresas y nuevos ingredientes a desarrollar”.

Un escenario desafiante

El Rector Sánchez hizo un especial énfasis en los efectos del COVID-19 y el compromiso social de la UC por el bienestar de las personas, señalando que “la pandemia puso sobre la mesa con mucho énfasis la necesidad de trabajar de manera conjunta y en equipo para que el conocimiento que generamos al interior de las Universidades sea transferido a las personas. Aquí me sumo a los reconocimientos para todos quienes han trabajado de manera tan abnegada y extraordinariamente dedicada en estas tareas en más del año de pandemia que llevamos”. 

Por último, realizó un llamado “a continuar en esta senda de innovación con lo que hemos realizado importantes aportes al país, desde la investigación y la generación de nuevo conocimiento. El liderazgo consolidado en la generación de patentes que se ha expresado durante esta ceremonia lo demuestra”.

 

 

 

not tesis Luna Menares

El estudiante del Magíster en Recursos Naturales, Marcelo Ignacio Talamilla Noriega, defendió exitosamente su Tesis denominada: “Uso de acondicionadores de suelo para reducir estrés hídrico post plantación de especies nativas del bosque esclerófilo en la Región Metropolitana, Chile”, el día 18 de marzo de 2021. Los profesores de su Comisión fueron Eduardo Arellano, como profesor Guía, Pablo Becerra y Juan Ovalle, como profesores informantes.

 

 

 

not tesis Luna Menares

El estudiante del Magíster en Economía Agraria y Ambiental, Juan Alejandro Osorio Rosales, defendió exitosamente su Tesis denominada: “Coeficientes reservas-utilización y precios como indicadores de vulnerabilidad en los mercados de cereales”, el día 01 de marzo de 2021. Los profesores de su Comisión fueron Eugenio Bobenrieth, como profesor Guía, Guillermo Donoso y William Foster, como profesores informantes.

 

 

 

not tesis Luna Menares

El estudiante del Magíster en Recursos Naturales, Diego Alejandro Moraga Méndez, defendió exitosamente su Tesis denominada: “Estimación de la temperatura del suelo mediante técnicas de aprendizaje profundo”, el día 04 de marzo de 2021. Los profesores de su Comisión fueron Francisco Meza, como profesor Guía, Eduardo Arellano y Francisco Suarez, como profesores informantes.

 

 

La última edición de la revista académica editada en la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal UC sintetizó la experiencia nacional e internacional en torno a esta disciplina que promueve la biodiversidad. El investigador Osvaldo Salazar fue el editor invitado del número que será un insumo para la OCDE en el marco de su programa Biological Resources Management for Sustaintable Agricultural Sistems.

not tesis Luna Menares

Previamente conocida como la Revista de Ciencia e Investigación Agraria, la publicación académica editada en la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal UC cambió su nombre a International Journal of Agriculture and Natural Resources, con el fin de internacionalizar sus contenidos. La última edición refleja este espíritu con la colaboración de investigadores desde Europa, Norteamérica, Australia y Latinoamérica, quienes compartieron sus experiencias en el campo de la agroecología desde una perspectiva científica.

Esta disciplina se centra en el diseño y manejo de sistemas agroalimentarios productivos que, a su vez, conserven e incluso promueva la biodiversidad. Por lo mismo, aborda la problemática desde aspectos como la eficiencia en el uso de recursos naturales, el reciclaje, patrimonio alimentario, territorio y cultura, pero además involucra conceptos de economía circular y el diálogo con saberes ancestrales y costumbres de zonas rurales.

“Dentro de la Facultad hemos discutido sobre cómo avanzar hacia una agricultura más sostenible y, una de las disciplinas que se ha desarrollado de manera más científica y que ha tomado fuerza los últimos 20 o 25 años es la agroecología. En ese sentido, promueve prácticas de sistemas agroalimentarios más justos y económicamente viables, por lo que tiene además un vínculo con las políticas públicas”, señala Osvaldo Salazar, académico de la Universidad de Chile y editor invitado de este número.

La idea de reunir diversas experiencias en esta materia surgió el año 2019 y, originalmente, se traduciría en un workshop financiado por la OCDE a través de su programa Biological Resources Management for Sustaintable Agricultural Sistems. Este incluiría la participación de 10 expositores internacionales que dialogarían sobre cómo integrar políticas públicas para aumentar la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios.

Finalmente, el encuentro no se pudo concretar, pero sí el compromiso de condensar estas experiencias en un set de artículos que servirá como insumo para el Comité de Agricultura Sostenible de la OCDE y, en base a eso, generar nuevas directrices para sus países miembros.

Escalabilidad, agricultura digital y biotecnología

“Uno de los principales desafíos actuales es cómo vincular a los agricultores para transitar desde la agricultura convencional, hacia una que respete la biodiversidad y el ecosistema en que se desarrollan las prácticas agrícolas. En general la agroecología se maneja a muy pequeña escala, pero avanzar en producción y territorio es una tarea pendiente”, señala Salazar.

Aquí podría resultar clave la implementación de tecnologías como sensores, modelos computacionales y otro tipo de herramientas dentro de los sistemas agroecológicos. Ahí, rescata el editor invitado, uno de los puntos clave es que ésta “sea accesible para todos los agricultores y, por lo tanto, debe ser de libre acceso, mientras que los accesorios deben ser de bajo costo”. Otros puntos que generan menos consenso se refieren al uso de la biotecnología y la ingeniería genética.

Sin embargo, las soluciones no son únicamente tecnológicas. La vinculación y cohesión social de un territorio también es un gran desafío que depende, en gran parte, de las políticas públicas centrales, pero también de la administración local. “Abordamos cómo podemos trabajar en colaboración con los vecinos para que generen una economía circular, que baje los costos de producción y el impacto ambiental de muchas prácticas. Eso también depende de cómo se ordenan las actividades y el territorio y proteger, por ejemplo, algunos cuerpos de agua o ambientes más expuesto a los efectos de la agricultura convencional”, explica Salazar.

Evidencia científica para la región y el mundo

La edición número 47(3) de la revista, a la que se puede acceder libremente desde su web,  también analizó cómo la agroecología y los sistemas alimentarios sostenibles contribuyen a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU, con su hoja de ruta al 2030. En ese sentido, el equipo editorial identificó que el material generado podría colaborar directamente en los esfuerzos por Hambre 0, en Acción por el clima y Vida de Ecosistemas Terrestres, a través del desarrollo de sistemas en que convivan la necesidad de producir alimentos con herramientas suficientes para no alterar el medio ambiente.

“No se trata de dejar de hacer agricultura. Tenemos que hacer agricultura y alimentar a 17 millones de personas y, ojalá, contribuir a la alimentación de otro sector global, porque somos un país privilegiado en términos de recursos genéticos, de clima y de suelo, pero es un patrimonio que además hay que cuidar, para dejar a nuestros hijos recursos que puedan continuar usando en las siguientes generaciones”, concluye Salazar.

La revista está disponible en el sitio web de IJANR, en el que puedes revisar todos los artículos en Acceso Abierto, también pueden seguir su cuenta en Twitter acá.

 

 

Subir